Más detalles en el sitio web

Cuándo necesitas la aprobación de tu médico

A veces es mejor consultar al médico antes de comenzar con un programa de ejercicios, en especial si ocurre lo siguiente:

Tienes una afección médica crónica, como diabetes, enfermedad cardíaca o enfermedad pulmonar.
Tienes el colesterol alto o la presión arterial alta.
Has tenido un ataque cardíaco.
Tienes antecedentes familiares de problemas relacionados con el corazón antes de los 55 años en hombres y antes de los 65 en mujeres.
Sientes dolor o malestar en el pecho, la mandíbula, el cuello o los brazos cuando haces actividad.
Te mareas al hacer una actividad.
Fumas o has dejado de fumar recientemente.
Eres una persona con sobrepeso u obesidad.
No estás seguro de que gozas de buena salud o hace tiempo que no haces ejercicio de manera regular.